Elaboración

El arroz al horno (en valenciano, arròs al forn) es un plato muy vinculado a la Comunidad Valenciana y una de las recetas más características y populares de la gastronomía local y las comarcas costeras.

Su origen se establece en el aprovechamiento de los restos del cocido y su sabor es único gracias a una combinación perfecta de ingredientes. Para su cocción se utiliza normalmente una cazuela de barro, el recipiente tradicional.

RECETA

Centrándonos en la elaboración, en primer lugar ponemos a cocer los garbanzos durante media hora en un puchero con agua y una pizca de sal. También podemos utilizar garbanzos de los que se venden ya cocidos.

Seguidamente, freímos la patata (previamente pelada y cortada en lonchas) en una sartén hasta dorarla bien para darle un toque crujiente.

Cortamos uno de los tomates en rodajas, y lo apartamos.

En otra sartén sofreímos la carne (la panceta, la morcilla y las costillas) con un poco de aceite y con la cabeza de ajos entera durante 10 minutos aproximadamente, o hasta que la carne esté dorada. Mantenemos esta sartén con el aceite sobrante porque lo vamos a utilizar un poco más adelante.

Para continuar, en la sartén donde hemos dorado la carne, con el aceite sobrante, incorporamos las hebras de azafrán, uno de los tomates cortado en dados, el pimentón, los garbanzos y el arroz. Lo dejamos cocinar durante 5 minutos.

Después, echamos en una cazuela de barro, el sofrito anterior con los garbanzos y el arroz. Incorporamos por encima la carne, las patatas y el tomate en rodajas, y lo regamos todo con medio litro de caldo. Lo metemos en el horno durante 15-17 minutos.