Paellas con chorizo, guisantes, huevos escalfados, aguacate, piña o peor aún, con arroz basmati. Cari, estas son solo algunas de las arrocidades presentes a lo largo y ancho del planeta. Y esto a los valencianos nos espanta.

Por eso en La Fallera hemos decidido usar la herramienta que mejor usamos los valencianos para denunciar lo que no nos gusta: la sátira y el arte de las fallas. Y en colaboración con la comisión de Matías Perelló – Luis Santángel, construimos una falla con las arrocidades más sonadas para quemarlas en la nit de la Cremà. El fuego purificador acabará con ellas y dará paso a las buenas paellas. ¡Chúpate esa Jamie Oliver!

 

LA FALLA

El diabólico chorizo

Sin duda alguna, la paella con chorizo es el símbolo de las arrocidades. Y el gran culpable de ello es Jamie Oliver, el cocinero británico que lió la mundial en redes cuando publicó la receta y dijo que la paella sabe mejor con embutido porcino. ¡Menudo diablillo!

Paella random

Son muchos los cocineros que probaron suerte y acabaron cruzando la línea roja paellera. Algunos ilustres ejemplos son el chef Gordon Ramsay con su paella de guisantes, gambas y chorizo -en serio, ¿qué les pasa a los ingleses con el chorizo?-, Pepe Rodríguez y su fondo de “paella valenciana” con pavo o Robin Food que, además de arremeter contra el “incomestible garrofó”, dijo que los valencianos hacemos paellas minimalistas y fallas horrorosas. Esperamos que esta falla te guste, Robin.

La paella de Homer

La paella ha llegado hasta la mítica serie “Los Simpson”. ¿No es increíble? Aunque por desgracia, el chorizo también. Y no uno cualquiera, de “cerdos escolarizados en casa” según el padre de familia más famoso de la tele. Lo sentimos Homer, cocinar una paella con chorizo, sea cuál sea la procedencia del embutido, tiene el mismo sentido que cocinar con gasolina. Y en el fondo, muy en el fondo, lo sabes.

El sandwich y la pizza que querían ser paella

El suelo se movió y no era por una mascletà. Reino Unido había lanzado un sandwich de paella -por supuesto, con chorizo- y Nueva York una pizza-paella con guisantes y calamares, menuda bomba cari. Tal vez los valencianos deberíamos pagarle unos billetes de avión a la influencer @MadreIndignada para explicarles de qué va esto de la paella.

En València todas las paellas tampoco son paella

Un paseo por el centro de la ciudad basta para ver que en el Cap i Casal también se cometen arrocidades: paellas con ingredientes adaptados al paladar extranjero o un arroces pasadísimos que exigen tomar de postre un buen antiácido. Son restaurantes y bares que merecen ir a la hoguera por pensar solo en el negocio, engañando a los turistas que nos visitan y difamando nuestro plato más sagrado.

Con la paella no se juega

Desde un tiempo atrás, se ha puesto de moda hacer retos extravagancias con la paella en las redes sociales. Posar con la paella en vertical, darle vueltas como si fuese una centrifugadora… y claro, el arroz termina en el suelo para fortuna de nuestras mascotas. No hay mayor arrocidad que jugar con la paella, por eso ellos también merecen ser pasto de las llamas.

UNA EDICIÓN ESPECIAL FALLAS

Para celebrar que en Fallas vamos a construir un monumento para quemar las arrocidades, lanzamos una edición muy especial donde hemos incorporado en el logo el boceto de la falla, cari. Emocionada estoy con está edición ideal para coleccionistas y amantes de las fallas 1000%.

SIGUE EL PROCESO EN NUESTROS PERFILES SOCIALES

Si estás interesado en conocer a los protagonistas de la falla, el proceso de construcción y otras muchas curiosidades sobre las “Arrocidades que espanten a La Fallera”, síguenos en redes sociales (si es que no le estás haciendo ya, xiqui).